Jun 072010

Ver videos del viaje a Sálvora

«Nieves» ofrece un viaje en el tiempo

www.acquavela.com

Salidas desde Escarabote:

Duración: 4 h.

Horario de embarque: 10.30h.

Días: Martes 13/07/10

Miércoles 28/07/10

Miércoles: 11/08/10

Miércoles: 25/08/10

Esta isla de pequeña dimensión, batida por largos vientos atlánticos, poblada de caprichosas formas graníticas y tapizada por praderas de menta, tojos y manzanilla, es el lugar en donde tanto la leyenda como la genealogía colocan el origen fabuloso de los Mariño de Lobeira; tal y como lo recita el licenciado Molina, en el siglo XVI, en su Descripción del Reino de Galicia. “Los Mariño quieren algunos decir, que vienen de una mujer criada en las aguas del mar, de hermoso rostro (una sirena) y de un hidalgo de este reino, que la poseyó y tuvo de ella generación”… el fruto de esa relación fue el primer Mariño, llamado así por haber venido del mar. Si nos dejarnos llevar por la imaginación podremos llegar a la conclusión de que el hidalgo fue el caballero Roldán, que en el año 770 se dirigió desde sus dominios de Francia al reposo de una isla desértica ¿quizás Sálvora?.

Pero abandonemos momentáneamente las leyendas, para poder centrarnos en lo que la historia le tenía reservado a los 14 Km2 de Sálvora.

Corría el año 1100 y las naves musulmanas se refugiaron en la isla esperando refuerzos para la invasión de Galicia, mas la tardanza de estas naves, hace que los navíos cristianos se apoderen de las naves refugiadas. Aquí es como comienza la isla desconocida a ser ambicionada por la nobleza del momento. Estando la Corporación Catedralicia ocupada en otros menesteres, que no a la defensa de sus propiedades, es cuando los señoríos de los terrenos colindantes costeros ocupan esta isla, tal y como relata en 1552 Salustiano Portela: “E fixéronno con títulos mais ou menos colorados”. Por esta isla comienzan los pleitos entre el cura párroco de San Paio de Carreira contra Vicente Caamaño Goyanes, que se dice propietario del señorío de Goyanes y Sálvora.

En el siglo XVI, al estar la isla totalmente desértica y no tener valor de hacienda, decide el Cabildo Compostelano desembarazarse definitivamente de ella y venderla.

En 1770 Jerónimo de Hijosa instaló por poder una fábrica de salazón, que sería después el famoso pazo de Sálvora, siendo la primera fábrica de salazón de Galicia.

A principios de este siglo las dificultades económicas del país hacen que los habitantes de las zonas cercanas se desplacen a la isla para trabajar como caseros de explotaciones agrícolas y ganaderas. Se consolida una pequeña aldea de 8 casas, con una plaza y 2 fuentes de agua de calidad. La población era de 60 personas y se les conocía por el nombre de la casa que habitaban. Los caseros pagaban al amo (la familia Otero-Goyanes) la mitad de las recogidas agrícolas y la mitad del ganado nacido en la isla de su propiedad. El único contacto con la gente de la costa lo tenían en el bar situado cerca de la aldea, lugar donde se reunían los pescadores en tiempo de mar fuerte. Ese bar se convertiría después de unos años en la Capilla de Santa Catalina.

Estuvo la isla en poder del Estado Español durante 54 años, desde el año 1904 al 1958, cuando los militares la expropiaron para defensa civil. Estos militares lo que realmente hicieron fue preparar el faro y el helipuerto, que unidos al pequeño puerto, pasaron a ser del Estado. Después de largos pleitos, la familia Otero-Goyanes volvió a tener en propiedad el resto de la isla, junto con los islotes de Vionta y Novo. Estando la isla libre de cargas fiscales y siendo el precio de compra al Estado Español de 1.293.758 pts. de la época.

Poco durarían ya los colonos, reclamados por las mejoras económicas que ofrecía la costa peninsular. Aún así el último habitante de la aldea se marchaba en 1978. Con él se marchaban los recuerdos de la Santa Compaña, en la isla de Noro y los recuerdos de cuando fueron nombrados héroes por el auxilio al barco hundido, el “Santa Isabel”, (con 213 muertos). En fin, los recuerdos de una vida en unas condiciones especialmente duras.

Pero la leyenda de Sálvora quedará reflejada en su escudo, que adoptara como propio la actual capital (Riveira).

Una de las leyendas más hermosas de la ría de Arousa, tiene como motivo el archipiélago de Sagres, conjunto de pequeños islotes que antiguamente unían la isla de Sálvora con la península.

Las caprichosas y variadas formaciones rocosas del archipiélago, que sugieren a veces figuras de seres humanos o animales, dieron pie a un sinfín de leyendas, entre las que destacan la que hace referencia a la invasión de los celtas. Dice esta que los celtas llegaron por el mar y cayeron en el encantamiento que amenazaba a todos los que intentaban luchar contra los estrimnios, quedando convertidos en piedras para siempre. El jefe de los celtas, Saefes, tomó como mujer a “Forcadiña”, hija del rey de los estrimnios, con intención de realizar la invasión de forma pacífica y no padecer el encantamiento.

Tuvieron de esta relación un hijo llamado “Noro”, pero la astucia fue descubierta y los celtas fueron víctimas del encantamiento. Saefes quedó petrificado convirtiéndose en el peñasco “Hombre de Sagres”, con la lengua hendida por siete lugares, que es el islote de Setelinguas con la mandíbula deshecha y esparcidas las muelas. Formando a su vez los peñascos de “Queixada” y las “Moas”. La peña “Forcadiña” está situada cerca de la punta de “Couso” y el “Noro” es el islote próximo a Vionta. Las otras peñas e islotes son los restos de las embarcaciones de los marineros de Seafes, que quedaron petrificados para la eternidad.

El gran poeta Ramón Cabanillas en sus sagas de “Na noite estrelecida” habló de estos archipiélagos y de la isla de Sálvora como “lugares sagrados de los celtas”, cuando localizó en ellas las fantasías de Merlín y los sueños del rey Arturo.

más info

FacebookTwitterLinkedInGoogle+Google GmailAOL Mail
www.arousa-norte.es/blog-arousanorte | A Pobra do Caramiñal | Boiro | Rianxo | Riveira | Suffusion WordPress theme by Sayontan Sinha